Alimentos grasos que tu médico quiere que comas

Existen determinados alimentos grasos que, lejos de ser perjudiciales, nos aportan nutrientes muy beneficiosos para nuestra salud y, a pesar de su mala fama, pueden incluso ayudarnos a bajar de peso

Debido a que el consumo de alimentos grasos se ha visto como algo muy negativo, hemos aumentado la ingesta de alimentos procesados y azúcares y carbohidratos refinados.

¿El resultado? Una población demasiado obesa, cansada y enferma.

Por suerte, nuevos estudios y descubrimientos nos están ayudando a ver que algunos alimentos grasos en realidad son más benéficos de los que creemos.

Hoy te queremos dejar una lista de alimentos grasos que tu médico quiere que comas para ser más sano.

Se trata de productos naturales y deliciosos que te ayudarán a tener una dieta más equilibrada y mejorarán tu salud.

¿Lista? Toma nota y comienza a incluirlos.

1. Aguacates
semilla-de-aguacate-para-combatir-la-celulitis
El aguacate es algo distinto al resto de las frutas. Mientras que las frutas suelen ser ricas en carbohidratos, en los aguacates predominan las grasas.

Está compuesto por un 77% de grasas completamente sanas. El ácido graso predominante en esta fruta es el ácido oleico, encontrado también en el aceite de oliva y que se asocia con muchos beneficios a la salud.

Además, el aguacate es una de las mejores fuentes vegetales de potasio. Un aguacate contiene un 40% más de potasio que un plátano.

Si lo que te preocupa es que tu colesterol malo (LDL) suba y afecte a tu salud cardiovascular, debes saber que el aguacate es rico en fibra.

Esto significa que cuando lo consumes regularmente, bajas los triglicéridos y el colesterol malo (LDL) mientras que subes el colesterol bueno (HDL).

¿Quieres conocer más? Lee: Trucos para mantener y preparar tus aguacates

2. QuesoQueso
En realidad, no resulta tan raro que el queso sea una de las grasas permitidas, si tomamos en cuenta que para producir una loncha de queso se requiere de una taza de leche entera.

Esto significa que es una buena fuente de calcio, vitamina B12, fósforo y selenio.
Una loncha de queso contiene 6,7 g de proteína.
Al igual que otros alimentos derivados de la leche, es rico en ácidos grasos que dificultan la aparición de la diabetes tipo 2.
Ahora ya lo sabes, incluye un buen trozo de queso en tu dieta cada día para asegurarte de obtener todos sus beneficios.

3. Chocolate oscuro
¿Pensabas que no iba a haber algo sumamente delicioso en la lista de alimentos grasos que tu médico quiere que comas? Bueno, pues tranquila que el chocolate está aquí y te daremos algunas buenas razones.

El chocolate oscuro no solo está riquísimo, sino que tiene un 11% fibra y puede aportar hasta el 50% de la ingesta diaria recomendada de hierro, magnesio y manganeso.

Además contiene un alto porcentaje de antioxidantes, incluso más que otros alimentos como los frutos del bosque.

Algunos de los antioxidantes encontrados en el chocolate oscuro ayudan a reducir la presión arterial y evitan que el colesterol malo (LDL) que hay en la sangre se oxide.
Para que esto pase, deberás comer un cuadrito de chocolate oscuro (al menos 70% cacao) cinco veces a la semana.
Aunque se trata de un alimento delicioso, recuerda vigilar las cantidades que consumes y su calidad.

De nada te servirá comer una barra de chocolate lleno de azúcares diario. De hecho, esto podría resultarte perjudicial.

4. Huevos enteros
Recetas con huevos
Los huevos enteros han pasado por un momento en que mucha gente los evitaba pues existía la idea generalizada de que eran poco saludables.

Se solía pensar que las yemas eran ricas en colesterol y grasas perjudiciales para el sistema cardiovascular.

Esto tiene algo de cierto en lo que se refiere al colesterol y grasa.

Un solo huevo contiene 212 mg de colesterol, pero esto apenas representa el 71% del colesterol que debes consumir al día.
Además, el 62% de las calorías que te aporta un huevo completo provienen de las grasas.
Lo interesante es que estos números que pueden parecer tan peligrosos o dañinos en realidad no te afectarán negativamente.

Esto se debe a que los huevos son completamente naturales y contienen varios de los nutrientes que necesita tu organismo:

Son ricos en antioxidantes que previenen el daño ocular.
Aportan nutrientes que favorecen la salud cerebral.
Son altos en proteína, por lo que te harán sentir saciado y facilitará la reducción de peso.
Son ricos en ácidos grasos omega 3.
Siempre que comas huevos, asegúrate de mantenerlos saludables. Es decir, evita mezclarlos con otras grasas, como el tocino.

Visita este artículo: 3 jugos antioxidantes para combatir el envejecimiento prematuro

5. Coco y aceite de coco
El coco y su aceite son una de las mejores fuentes de grasas saturadas que podemos encontrar. De hecho, el 90% de su composición son ácidos grasos saturados.

Por eso, las personas que lo consumen con regularidad presentan menos posibilidades de presentar problemas del corazón y tienen una excelente salud.

Los ácidos grasos del coco se metabolizan de una forma ligeramente distinta al resto, pues van directo al hígado y ahí son convertidos en cetonas.

Además, el coco ayuda a suprimir el apetito y acelera el metabolismo.

Si tienes antecedentes familiares de alzhéimer debes saber que el aceite de coco ha sido asociado con la reducción de sus síntomas.

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo