Animales en comunidades de vecinos

En ocasiones convivir con un animal doméstico puede suponer problemas de convivencia con los vecinos de nuestra comunidad de propietarios. Estos casos problemáticos se dan especialmente con perros.

La Ley de Propiedad Horizontal (LPH) prohíbe de manera general, tanto a propietarios como a inquilinos, tanto en los pisos como en el resto del inmueble, el desarrollo de cualquier tipo de actividad molesta, insalubre, nociva, peligrosa e ilícita en el domicilio. Es decir, esta ley es aplicable contra aquellos que deciden tener en su casa animales salvajes o domésticos que puedan llegar a producir algunas de estas circunstancias, alterando la vida normal del resto de la vecindad.

En muchas comunidades de vecinos se establecen estatutos donde se prohíbe la tenencia de animales dentro de casa. Pues bien, la vecindad nunca puede exigir la renuncia a un animal doméstico, aunque la LPH deje en manos de las comunidades crear sus propias normas para regular la convivencia.

 

Estas prohibiciones van totalmente en contra de todos los derechos de disfrute de la propiedad, que tienden a atribuir las máximas posibilidades de utilización a sus titulares. La Justicia ha de defender por encima de todo, incluso de los estatutos creados por las comunidades de vecinos, la libertad del individuo de poder actuar dentro de su domicilio, sin que afecte bajo ningún concepto a la convivencia pacífica entre los vecinos de la comunidad. De este modo, cualquiera de los vecinos podría impugnar los estatutos que prohíban la tenencia ‘per se’ de animales dentro de casa

Por otro lado existen leyes (que dependerán de cada comunidad autónoma) donde se regula el número máximo de animales que se pueden tener en casa. En caso de superarse ese límite (generalmente más de 4) se deberá de declarar la vivienda como ‘núcleo zoológico’, solicitando esta autorización a la autoridad competente que aplique según cada caso.

Por último, aunque parezca obvio, cabe recordar que los animales no deben molestar ni afectar a la salubridad de la comunidad, actos que sí pueden ser denunciables y para los cuales se establecen sanciones.

En el caso específico de los perros, se deberán de evitar ladridos excesivos, tanto de día como de noche, que causen molestias o la presencia de éstos en las zonas comunes donde la comunidad de vecinos haya acordado su prohibición.

Animales en comunidades de vecinos

Además los perros deberán de estar educados para ser respetuosos con el resto de personas con las que conviven. Será necesario que el perro vaya siempre atado en las zonas comunes de la propiedad y se deberán recoger los excrementos para evitar molestias a terceras personas.

La tolerancia y el respeto mutuo por parte de las personas que conviven con animales y quienes no lo hagan, son fundamentales para que el día a día en el vecindario transcurra con total normalidad y sin problemas.

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo