Cómo reducir la piel seca en el rostro

La sequedad de la dermis es un problema muy habitual en cualquier momento de la vida. Sin embargo aparece con mayor frecuencia después de los 40 años y en invierno.

En el siguiente artículo te contaremos cómo reducir la piel seca en el rostro de manera natural.

Piel seca: cómo eliminarla
Son varios los factores que causan piel seca. Esta condición puede deberse a la predisposición genética, al medio ambiente o el clima, al lavado excesivo o al uso de ciertos productos.

Si tienes este problema presta atención a los siguientes consejos:

1. Hidrata a diario
En las tiendas puedes conseguir cremas acordes a tu condición que deberás aplicar todos los días y, si es posible, en varias ocasiones.

No sirve de nada colocar una gruesa capa de hidratante hoy y después olvidarte hasta la próxima semana. Es fundamental usarla a diario, al menos, por la mañana y por la noche.

Para recordarlo deja el pote en la mesilla de noche o en el baño.
Asimismo, para aumentar el nivel de hidratación sería bueno que aplicases la crema después de lavarte la cara o de bañarte (es decir, cuando todavía está húmeda).
No olvides que para colocar el producto siempre son mejores los golpes suaves para evitar irritar la zona.
2. Lava con agua tibia
lavar rostro con agua fría
Cuando regresas del trabajo o de hacer ejercicio, cuando te levantas por la mañana o cuando te vas a la cama debes lavarte la cara con agua tibia.

De esta manera los poros se relajarán y la piel no se resecará aún más. El agua caliente no es buena porque irrita la dermis y le quita hidratación.

Esto también se aplica a la ducha. En caso de que uses el agua a una temperatura elevada (por ejemplo, en invierno) te aconsejamos que después laves la cara con agua fría.

Ver también: Aclara las manchas de tu rostro con esta mascarilla de aspirinas y yogur

3. Exfolia suavemente
Es un error creer que las personas con piel seca no necesitan exfoliarse. Esta técnica se usa para eliminar las células muertas y desobstruir los poros por lo tanto es eficaz en cualquier tipo de rostro.

Debes tener en cuenta que muchos productos que se comercializan libremente pueden ser peores para tu condición.
Por ello, además de cerciorarte de que sea apta, debes pasar la crema con mucha suavidad.
Al terminar no olvides hidratar.
4. Seca despacio
Cuando termines de bañarte o de lavarte el rostro, sería mejor que la piel se secase sola. Si no te gusta mucho la idea entonces deberás tener cuidado con la toalla que emplees.

En primer lugar, ha de ser de algodón o cualquier otro material suave.
En segundo término, no debes frotar sino dar palmadas suaves, como máximo, durante 20 segundos.
Otra opción es usar un paño suave y ejercer un poco de presión.
5. Bebe mucha agua
Beber agua
Es muy importante hidratar la piel desde adentro para aportarle no solo flexibilidad sino también elasticidad.

A través del agua podemos eliminar las toxinas que causan sequedad y, al mismo tiempo, ayudar en el transporte de nutrientes hacia las células.
Si sufres de dermis demasiado reseca te recomendamos que consumas 2 litros de agua por día.
Puedes incluir zumos de fruta naturales e infusiones de hierbas.

6. Protege la piel con vaselina
Aquellas personas que padecen piel seca saben de sobra que durante el invierno la situación empeora debido a la calefacción de los ambientes, el viento, las bajas temperaturas y la nieve.

Para que la humedad natural de la dermis se mantenga por más tiempo puedes untar vaselina en el rostro antes de salir de casa.
7. Come sano
Así como el agua hidrata, las frutas y las verduras crudas también. Además, aportan muchos nutrientes y vitaminas que mejoran tu salud en general.

Trata de consumir 2 piezas de fruta y 2 porciones de vegetales al día sobre todo especies de estación.

Entre las mejores opciones están:

La sandía
El tomate
La manzana
La acelga
8. Lava con leche
Muchas cremas que se compran en las tiendas tienen leche en su composición. Esto se debe a que se trata de un agente limpiador y humectante natural más que eficaz.

Para aplicarlo, primero, lava bien la cara.
Luego embebe un algodón o toalla en leche y pásalo por la piel.
De esta manera no solo evitarás la irritación y aportarás humedad, sino también reducirás el enrojecimiento y la descamación.
Es mejor usar leche entera porque contiene más ácido láctico, grasas y lípidos.

9. Reduce la ingesta de sal y grasas
Reduce la ingesta de sal y grasas
La comida rápida no solo engorda o causa colesterol sino que, además, deshidrata el cuerpo y aumenta la sequedad de la piel.

Limita el consumo de alimentos salados, fritos o con cafeína.
También evita beber demasiado alcohol y refrescos.
Te recomendamos leer: Las 7 mejores bebidas antigrasas

10. No fumes
El tabaco tiene innumerables efectos nocivos para la salud. Uno de ellos está relacionado a la piel.

Básicamente se debe a que el humo del cigarrillo contiene alquitrán el cual obstruye los poros y provoca sequedad y espinillas.
A su vez obstaculiza la respiración y priva a las células de oxígeno.
Como si esto no fuese suficiente fumar reduce las reservas de vitamina C en los tejidos.

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo