El rejuvenecimiento vaginal es una opción para las mujeres maduras y en etapas de postparto

El sistema laser puede tratar efectos del envejecimiento vaginal como la incontinencia urinaria leve, el síndrome de relajación vaginal, la atrofia vaginal y la cirugía ginecológica, entre otras.

Con los partos y la menopausia, en la mujer van apareciendo de manera
natural algunas condiciones que pueden afectar su calidad de vida, dado que
los tejidos del piso pélvico comienzan a adelgazarse y a perder humedad
hasta presentarse atróficos, cambios producidos fundamentalmente por el
déficit hormonal de esta edad, perdiendo elasticidad y firmeza debido a la
disminución de colágeno y elastina.

La Dra. Doris Di Giammarco, egresada en pregrado de la Escuela Razetti de la
UCV y de postgrado en Ginecología de la Escuela Vargas de la misma
universidad, entrenada en laser ginecológico CO2 y Diodo, sostiene que la
mujer no precisa tener ninguna patología. Son consecuencias de la edad.

Afirma que la mujer entre el pubis y el coxis no tiene ni un hueso, todo es
músculo. Es lo que se llama piso pélvico.  “La vejiga, el útero, la vagina y
el recto caen sobre  un colchón de músculos sostenidos por tejidos blandos.
Un embarazo, un parto, los ejercicios, la presión intraabdominal, el
estreñimiento, incluso, la gravedad de la bipedestación (estar parada) hace
que la fascia ceda porque no nos enseñaron a trabajar esos músculos. Nadie
nos dice cómo reforzar el piso pélvico”.

Se trata del sistema ginecológico “Gyn Laser”, con tecnología fraccional de
láser CO2, una plataforma que combina la potencia fototérmica del laser de
CO2 con la delicadeza necesaria en un área tan sensible como el interior de
la vagina. “Es una solución eficaz, segura, sin riesgos ni efectos
secundarios que mejora la calidad de vida de las mujeres en las que el
embarazo, el parto o la menopausia han dejado su huella”.

Explica Di Giammarco, que el láser produce un efecto fototérmico controlado
y preciso en la mucosa vaginal, promoviendo el engrosamiento de los tejidos
de sostén y el aumento de las glándulas  responsables de la lubricación.
Además, devuelve  la elasticidad natural al canal vaginal. “La energía laser
fotoestimula (calienta) el tejido sin dañarlo y promueve la producción de un
nuevo colágeno y elastina. “Son unos dispositivos de laser que entran dentro
de la vagina y disparan en 360 grados. Al asestar están llegando a todos los
tejidos de sostén y el efecto fototérmico se expande. De hecho, el  primer
día hay logros pero a los 120 días el resultado es mejor porque  tenemos
nuevas fibras de colágeno que se empiezan a reproducir”, dice.

Di Giammarco sostiene que estos procedimientos proporcionan una solución
única al síndrome de relajación vaginal al estimular su tejido. Ayudan a la
vagina a recuperar su estructura óptima y lubricación. “También son una
herramienta poderosa para la cirugía genital cosmética y reconstructiva.
Están indicados para procedimientos quirúrgicos de genitales externos como
la labioplastia, vaginoplastia, blanqueamiento o cicatrices de parto, entre
otros”.

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo