Las tatuajes pueden causar infección hasta 15 años después

Si algo demuestran los números es la creciente popularidad de los tatuajes, en particular entre los más jóvenes. Su crecimiento es exponencial y esto multiplica los riesgos, sobre todo en lo que respecta a las posibilidades de contraer una infección tras hacerse un tatuaje, un peligro mayor de lo que muchos creen.

Que se lo pregunten si no a la mujer australiana que sufrió una 15 años después de haberse tatuado. En un primer momento, pensó que los bultos aparecidos en su antebrazo se debían a un tumor, motivo por el que acudió corriendo al hospital. Allí los doctores retiraron el tejido y se dieron cuenta que “sólo” eran nódulos linfáticos inflamados.

El motivo por el que existe el peligro de infección tras tatuarte es nada más y nada menos que la tinta, más allá de poder contraer una enfermedad si la higiene no es la adecuada. La tinta contiene componentes químicos que van a parar al sistema linfático y que pueden provocar reacciones alérgicas.

Los doctores están muy procupados por la popularización de los tatuajes, que podría multiplicar los casos de infecciones derivadas de ellos. Según indican, no es poco habitual que se produzcan hasta 15 años después de haberse realizado, como en el caso de esta mujer australiana.

La recomendación va en dirección a pacientes y doctores. Los primeros deben informarse al detalle sobre la composición de la tinta utilizada en el centro donde piensan tatuarse, así como sobre las posibles alergias que les puedan generar. Por parte de los segundos, es obligatorio preguntar si tiene algún tatuaje a las personas que sufran un linfoma.

Cobalto, manganeso, zinc y cromio son sólo algunos de los compuestos que suelen encontrarse en la tinta para tatuajes, precisamente algunos de los que presentan mayores índices de alergias en todo el mundo.

[Fuente: Telegraph]

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo