Los alimentos más equilibrados para tener un mejor día

Incluir frutas ricas en vitamina C en nuestro desayuno nos proporcionará un aporte adecuado de antioxidantes que nos permitirán purificar el organismo y, como consecuencia, combatir el estrés y el cansancio físico

Comer bien para vivir mejor es una frase que muchos escuchamos casi a diario.

Sin embargo, a este principio esencial debemos añadirle uno más, uno que recordar de forma constante: pensar de forma positiva y comer bien son dos estrategias clave para tener una mejor calidad de vida.

Es aquí donde se combinan dos dimensiones excepcionales para lograrlo: la psicología y la nutrición.

Como curiosidad, a la vez que como ejemplo de esta misma corriente donde la ciencia de los alimentos se entremezcla con el campo de las emociones, podríamos hablar, sin duda, de una tendencia que está de plena actualidad, hablamos del “mindful eating“.

Vivir de forma consciente y comer de forma consciente son casi la misma cosa: significa que debemos aprender a alimentarnos de otro modo, con menos prisas, con menos tensiones y focalizando toda la atención en el presente, mientras elegimos bien qué ingredientes ponemos en nuestra mesa.

Hoy en nuestro espacio queremos hablarte de esto mismo.

Queremos proponerte que empieces tus jornadas del mejor modo, a través de un desayuno consciente, sano y emocionalmente positivo, enriquecedor.

Desayuno emocional: alimentos que cuidan de nuestro ánimo
desayuo-avenaAvena
La avena es un superalimento, una opción siempre acertada y muy recomendada para empezar el día en cualquier persona: adultos, niños, ancianos…

Estamos ante un carbohidrato que favorece la liberación de serotonina en el cerebro.
Esta hormona nos ayuda, por un lado, a mejorar el ánimo y a relajarnos, y por otro, a combatir esos desequilibrios químicos que pueden propiciar la aparición de determinadas depresiones.
Señalar también que la avena, además de ser muy nutritiva, tarda más en digerirse, y de ahí que sus propiedades duren mucho más en nuestro organismo.
Lee también “¿el estrés puede causar manchas en la piel?”

Cítricos y frutas ricas en vitamina C
Limones, naranjas, pomelos, kiwis, mangos, fresas, arándanos…

Puedes elegir cualquiera de estas frutas tan ricas como saludables, porque todas ellas nos ayudan a dar forma a un auténtico desayuno emocional, ese con el que regular el malestar, el cansancio, la apatía, la tristeza…

Estos alimentos son ricos en antioxidantes, los cuales nos ayudan, ante todo, a purificar y proteger a las células del hígado.
Un organismo más limpio hace frente con mayor eficacia al estrés, al cansancio físico e incluso al clásico dolor de cabeza con el que nos podemos levantar alguna mañana tras una mala noche de insomnio.
Infusión de manzanilla y canela
Bebida de manzanilla y canelaLa infusión de manzanilla y canela es una propuesta sensacional con la que complementar un buen desayuno.

Lo que hará, en primer lugar, será regular el nerviosismo y preparar nuestro organismo para hacer frente a cualquier foco de estrés o ansiedad de la jornada.
Sus propiedades relajantes son muy adecuadas tanto para empezar como para terminar el día.
Lo que consigue también es que, gracias al toque de la canela, conseguimos depurar mejor el organismo.

Nos ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre y a mejorar incluso la absorción de los nutrientes en todos esos alimentos que podamos consumir a lo largo de la mañana.

Kéfir
El kéfir tiene un nivel muy bajo de lactosa, puesto que en su elaboración se elimina esta proteína de la leche. Así, es un alimento mucho más digestivo.

El kéfir es, sin duda, el lácteo más recomendable por dos hechos muy concretos:

Es nutritivo.
Nos ayuda a regenerar la flora intestinal para favorecer la producción de serotonina.
Chocolate negro
Chocolate, cerebro y placer
El chocolate negro, el que es más rico en cacao y menos en azúcar o leche, mejora de forma notable nuestras emociones.

Basta con consumir un cuadradito al día en nuestro desayuno para beneficiarnos de sus compuestos naturales, para reducir el estrés y obtener un aporte increíble de antioxidantes.

Lee también La algarroba, el mejor sustituto del chocolate

Frutos secos y semillas
Las semillas de lino, las nueces, los anacardos, los pistachos, las almendras, las semillas de calabaza o girasol…

Cualquiera de estas propuestas puede ser muy adecuada en el desayuno emocional por una razón muy concreta: son ricas en ácidos grasos omega 3 y 6.

Estos dos componentes esenciales mejoran nuestra salud cerebral y reducen la sintomatología asociada a la depresión leve o moderada.

Claves psicológicas del “mindful eating“
Mindful Eating
Lo señalábamos al inicio: para tener una mejor calidad de vida no basta con comer bien, hay que “pensar de forma adecuada”.

No podemos olvidar que un enfoque de pensamiento adecuado trasforma nuestra realidad, mejora nuestra actitud y nos confiere más motivación, más sentimientos de ánimo y de superación, así como de flexibilidad mental y apertura a lo que nos rodea.

Descubre también 5 claves para empezar a practicar el mindfulness

Así, un modo sensacional de empezar el día es aplicar algunos principios del mindfulness a nuestro desayuno.

Come sin prisas.
Disfruta del momento presente.
Deléitate de cada sabor de esos alimentos, mastica despacio.
Come sin distracciones a tu alrededor.
Los platos deben ser pequeños, para que tengas una mayor sensación de plenitud, de equilibrio, de orden.
Come hasta que te sientas saciado. No hay necesidad de llenar nuestro estómago si no tenemos hambre.
Evita, ante todo, que tu mente se llene de las preocupaciones o de ansiedades que puedan aparecer a lo largo de tu jornada.
Entiende que el ayer ya no existe y que el futuro no hay por qué anticiparlo.

Solo respira, solo aliméntate de tu desayuno emocional, sabiamente elegido y ricamente elaborado para que te sientas bien y puedas con tu día.

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo