Luis Eduardo Rodríguez : Mar de Leva….El carnet del oprobio

VENAMCHAN

 

Largas colas de venezolanos la gran mayoría empleados públicos obligados y coaccionados se vieron en todo el país luego del anuncio  de la creación del  “Carnet de la patria “(?).

Algunos pocos miles , mas no millones como fanfarronea el régimen, se agolparon frente a los sitios escogidos para su expedición en medio de todo tipo de in comodidades y plenos de incertidumbre; la inmensa mayoría de ellos  sin ni siquiera saber para que,  ni por qué.

Desde el mismo instante de la declaración publica y hasta el momento en que se escriben estas líneas todo se ha resumido solamente a un anuncio de impacto propagandístico de los que tanto abusa este régimen que todo lo improvisa.

Una iniciativa confusa y desorganizada como ya es usual en estos infinitos 17 años de pesadilla roja, vacía de contenido y con alta dosis de demagogia populista.

 

¿Para que servirá realmente este según el  régimen salvador carnet?  ¿Mejorara la distribución de las limosnas Claps, ya de por si injustificable en cualquier sociedad que se precie de productiva, libre y democrática y hasta ahora signada por  la corrupción y el desorden? ¿Sera para determinar cuales podrán ser sus mercados electorales más propicios y manipularlos con la dadiva y el “mendigueo”? ¿Sera, como algunos aseguran, para recoger firmas de forma fraudulenta y solicitar la disolución de la Asamblea Nacional? ¿Acaso se busca reeditar  una nueva la lista Tascon? ¿Es para ayudar o para chantajear? ¿Por qué hemos  llegado a tal punto de degradación ciudadana? ¿Cual es en definitiva la razón que priva ante este nuevo mecanismo de control colectivo? .Sobran las dudas.

La infrahumana situación que vive el país hace que miles de venezolanos honestos y decentes que comen de la basura,  son impunemente asesinados a plena luz del día o se mueren de mengua en los hospitales se ilusionen e inflen de esperanza  ante un anuncio como este únicamente por la ilusión de recibir algunas de las sobras del festín rojo. Como bien declaro una desesperada madre  en una cola  desde la madrugada: “estoy sacando el carnet  ¡obligada! para que me den comida”.

El portavoz del régimen, el inefable alcalde del Municipio Libertador que no de Caracas alega por su parte que esta credencial de la humillación es un instrumente científico para medir los logros de la  revolución. ¿Logros?

El corolario de estas líneas es simple. No hay nada que justifique que los venezolanos debamos recibir carnet de ningún tipo  para ejercer nuestros derechos a salud, alimentación, seguridad  y educación. Mucho menos aun cuando  es tan evidente que esta  iniciativa no es más que un mecanismo perverso de dominación para humillar y doblegar al colectivo nacional y en consecuencia, someterlo. Aseguraba el sanguinario dictador comunista José Stalin: Si controlas la  comida del pueblo, controlas el pueblo y van a estar agradecidos de lo poco que le damos. Más claro, imposible.

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo