Luis Eduardo Rodríguez : Mar de Leva…. Inquisición roja del Siglo XXI

VENAMCHAN

“Tengo gran miedo a estos Congresos Constituyentes, que no teniendo reglas ni ley alguna hacen lo que les da la gana”

Antonio José de Sucre,Mariscal de Ayacucho (Carta a Bolívar, Junio 1.826)

Aunque de anterior data, es en los tiempos medievales cuando la inquisición toma mayor auge ; no solo como retaliacion y castigo por lo que para la época se consideraba herejía sino que, con el tiempo , se fue pervirtiendo para terminar derivando en una cruel forma de persecución implacable y plena de interese ocultos y perversos por conceptos de raza , color de piel , religión , ideología política y hasta por su forma distinta de pensar. Víctimas de este retorcido proceder fueron, entre muchos otros, nada menos que Galileo y Juana de Arco.

Todas las denuncias eran validas, aun si no contaban con basamento real o jurídico. Las acusaciones eran descabelladas, la mayoría de las veces falsas y los procesos amañados. Al acusado se le “juzgaba” (?) sin derecho alguno a la defensa y era condenado culpable de antemano.

La introducción a estas líneas era necesaria para poder establecer un análisis comparativo con lo que hoy hace la ilegal y fraudulenta – en minusculas – asamblea nacional constituyente. Creíamos que esas prácticas siniestras, ilegales y ventajistas ya no era posible revivirlas en la actualidad. Pues bien, nos equivocamos.

Vemos, sin sorpresa, debemos admitirlo, como la fulana comisión de la verdad – igual en minusculas – pretende erigirse como un Tribunal Inquisidor juzgando y condenando a todo aquel que por alguna razón le sea incomodo ante su pretensión de darle un vil zarpazo a la Democracia, la institucionalidad y los valores republicanos. Ver y escuchar a un funcionario ilegítimamente designado para ocupar posiciones inmerecidas arremeter, de manera degradada, contra quien lo antecedió con acusaciones temerarias, carentes de fundamento jurídico y orientadas por una clara posición política produce estupor mas no sorpresa alguna. Acusa, juzga y condena a la misma vez y en el mismo momento en medio del aplauso histérico y fácil de las gradas.

Por otra parte , abrogarse el derecho a decidir quién puede o no ser electo bajo una figura inexistente en la Ley electoral y la Constitución mal llamada “carta de buena conducta” expedida precisamente por quienes no pueden exhibir credenciales creíbles y validas en ese aspecto ; acusar y condenar por razones políticas a quienes llamaron a manifestarse pacíficamente y exonerar a culpables por solidaridad roja a quienes dispararon y asesinaron a los manifestantes o despojar a un diputado de su inmunidad parlamentaria sin antejuicio de merito como es obligatorio son algunas de las muestras de arbitrariedad exhibidas por quienes amparados en un mandato fraudulento y desviado en su concepción pues una constituyente no es para eso .Está claro el intento por iniciar una cruel y despiadada cacería de brujas al más puro estilo medieval.

Se muestra, de manera evidente e inequívoca, el perfil de resentimiento y revanchismo que predomina en los sórdidos actores de esta bufa comedia , así como también el doble discurso de aparente paz y falso amor que tanto pregonan. Razón tenía el Mariscal Sucre.

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo