Luis Eduardo Rodríguez : Mar de Leva…. Ley, ¿contra el odio?

VENAMCHAN

 

Con el rimbombante nombre – como es usual – de  “Ley de la convivencia pacífica, la intolerancia y la violencia” ya bautizada popularmente como Ley contra el odio, la fraudulenta e ilegal asamblea nacional constituyente pretende asestar un nuevo golpe a la Democracia y al derecho inalienable de todos los venezolanos de expresarse libremente.

Aspiran así, los inquisidores escarlatas, esconder la verdadera intención de este nuevo esperpento legal.

El odio, al igual que el amor, son emociones y ,como tal , sus  particularidades tienen carácter netamente subjetivo lo que hace que sean harto difíciles de interpretar y distinguir  y, más aun, emitir  juicio de valor alguno sobre ellos.  Hay inclusive quienes lo definen apenas como una intensa sensación de agrado  o desagrado respectivamente.

El odio es tan complicado de precisar y delimitar en su propio contexto que estudiosos  sobre este sentimiento no han llegado a la unanimidad de criterios. Descartes, Aristóteles  y Freud – entre otros –  dedicaron tiempo y espacio al estudio profundo del odio y sus conclusiones finales, además de etéreas, diferían una de la otra; lo que pone en evidencia las dificultades existentes para la real definición de esa ambigua emoción.

Pues bien, resulta que en nuestro muy particular y endógeno Macondo rojo, rojito,  un grupo de supuestos esclarecidos “expertos” en el estudio de los sentimientos han superado a los sabios personajes antes mencionados y han decidido conceptualizar, a su real saber y entender, que es, y que  no  es odio . Tienen el atrevimiento de juzgarlo en su personal criterio  y, además, castigarlo con sanciones absurdas que incluso superan a la pena por el delito del trafico de drogas.

Si de verdad aspiraran condenar al odio tal y  como reiteradamente vociferan ante las gradas constituyentitas deberían entonces comenzar por investigar y castigar – por ejemplo –  a aquellos que destituyen a  funcionarios públicos por no ser chavistas o no haber votado en  la mamarracha legislatura  de  facto , a los que les niegan la comida a sus vecinos de siempre  ( Clap) porque no comulgan con el régimen destructor , a los que desde los bodrios televisivos rojos incitan al odio ,  descalifican , agreden , humillan y falsifican la verdad con total impunidad , a los que apresan  a sus propios compatriotas por pensar diferente , a los responsables de las desapariciones forzadas y a todo aquel que desde el poder ejercido de manera vil y degradada atentan contra la dignidad de los venezolanos. El ejemplo entra  por casa, reza el dicho.

Que nadie se engañe. Esta no ninguna ley contra el odio que , por lo demás , al igual  que la paz y la tolerancia  ,  no se regula vía decreto ; es una perversa mampara disfrazada de ley para perseguir, acosar y oprimir a quien piense distinto , así como controlar y  someter  aun  mas a  los medios de comunicación pero , de forma muy especial a las llamadas redes sociales y ponerle una  camisa  de fuerza a la Democracia . Así lo han reconocido de manera pública y desfachatada.

Como bien lo expreso Tulio Hernández en reciente articulo en El Nacional : “La línea roja del fanatismo siempre conduce a la barbarie”. Seguimos en la pelea.

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo