Luis Eduardo Rodríguez: Mar de Leva ……No, Nicolás….así no es

VENAMCHAN

Mal, muy mal, comenzó Maduro su esperada intervención del 17 de febrero en la que se creyó que serviría para presentarle al país un diagnostico real de la profunda crisis económica y humanitaria y sus posibles soluciones.

Lo que se esperaba como una alocución con alto sentido de ética política y ciudadana propia de un presidente republicano, acompañada de sólidos argumentos económicos no se materializo. Nicolás se diluyo en una larga, tediosa y vacía cháchara entre insultos y descalificaciones sin asumir ninguna responsabilidad por la ruina en la que el régimen – antes Chávez y ahora, él – han sumido a Venezuela. Con ese diagnostico errado no es posible determinar recetas viables y, en consecuencia, lograr mejoras efectivas.

Inflación inducida (?), guerra económica, dólar paralelo dirigido desde una página Web y baja del crudo producto dizque de un “plan macabro” por parte de EE.UU y no por sobreoferta como es lo correcto fueron las bochornosas excusas presentadas a los venezolanos. Todo esto, aliñado con postizos ataques al modelo rentista sin admitir que ha sido justamente este régimen quien más uso perverso y equivocado ha hecho de la renta petrolera. Esas fueron las premisas equivocadas e irreales sobre las cuales monto su embaucador y falaz perorata. Siempre culpando a otros.

No hubo ninguna medida creíble referente a la producción, no se refirió a las empresas confiscadas al sector privado hoy en su mayoría quebradas y saqueadas. Los anuncios – salario básico, pensiones, gasolina y ¡otro! convenio cambiario – fueron insuficientes y demagógicos y no aseguran un incremento real de la producción lo que nos llevara a la indeseada hiperinflación; por cierto, mil veces advertida.

Se negó a reconocer que durante 17 años de desgobierno dilapidaron, regalaron y se apropiaron ilícitamente de la mayor fortuna jamás conocida en el país (980 mil millones de dólares). Irrespeto a los pensionados con un miserable aumento de 2000 Bs. Al señalar a Abastos Bicentenario como “podridos” olvido que fue el régimen inepto y corrupto el que los pudrió. En claro desprecio a la inteligencia hablo de exportar y potenciar el turismo. Nos preguntamos: ¿exportar qué? si no se produce nada y los hoteles no tienen agua, luz ni papel higiénico y hasta Conferry arruinaron .Evidencio que no era necesario el Decreto de Emergencia para hacer lo poco y malo que todos presenciamos ese aciago día. A no ser, claro, que haya siniestras y ocultas intenciones no reveladas.

En fin, su intervención nos lleva a la nada. Al barranco. No fue orgánico ni mostro un plan integral. Maquillo las consecuencias de la crisis y no enfrentó sus causas .Careció de soluciones. Los pocos y pésimos anuncios fueron insuficientes y llegaron tarde; además de ser puntuales y no estructurales. Puro circo, porque pan no hay.

Desaprovecho una oportunidad única para la rectificación del modelo errático y fracasado chavecomadurista que nos ha conducido a este deplorable estado de miseria y ruina. No, Nicolas…así, no es

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo