Manuel Avila: Control Express

Cuando en la AN empezaron las comisiones a interpelar funcionarios corruptos y no corruptos del gobierno se empezó desde el nivel central del alto mando gubernamental una estrategia dirigida a frenar las auditorías al Gobierno de Maduro.

De esa forma la Sala Constitucional del TSJ en el expediente Nº 16-0153 de fecha 01/03/2016 emitió una sentencia sobre “Parámetros de Funciones Contraloras de la AN”, donde se establece sus límites democráticos para garantizar el equilibrio entre poderes. Eso se veía venir porque escarbar más allá de lo permitido por el Gobierno Nacional es pasar la raya amarilla de los abusos de poder por parte de los funcionarios de gobierno.

Hay funcionarios del Ejecutivo Nacional que tienen 17 años llenando sacos, abusando del poder y cometiendo abusos contra la cosa pública en medio de la impunidad de sus benefactores judiciales.
No iba a permitir el Gobierno Nacional que escarbarán en sus madrigueras y que pusieran a sus funcionarios de confianza frente al pelotón de fusilamiento de la AN, pues es evidente que la misma sociedad sabe de los casos de corrupción que abundan en la administración pública hace 17 años y que en pocas oportunidades han caído en la red los vestidos de rojo, rojito.

 

Con esos funcionarios corruptos haciendo de las suyas en los ministerios, organismos públicos, corporaciones, empresas como Corpoelec, CANTV, Empresas de Guayana y tanta industria entregada a funcionarios de confianza para su administración, no quedan dudas que no podrán ocultar el sol con un dedo estos figurines rojos que han visto incrementar sus arcas con la venia presidencial. Por eso los affaires del IV República pasaron a convertirse en simple saludos a la bandera en medio de tanto sarao revolucionario que ha dejado en quiebra a la República y diezmado el presupuesto nacional.
Esa es la razón por la cual ese Expediente Nº 16-0153 le da plenos poderes al TSJ y a su Sala Constitucional para que regule los poderes contralores y que de esa manera los legisladores no tengan las facultades expresas que la Constitución de la AN le confiere para citar, investigar a funcionarios de distinto rango”.

Si la Sala Constitucional de del TSJ que es un organismo nombrado por la AN se atreve por mandato expreso del Presidente Maduro quitar de un solo plumazo los poderes contralores a la AN, no quedan dudas que estamos ante “un Golpe Legislativo” sin ningún parangón en la historia democrática venezolana.

 

Ahora si lo que quiere la Sala Constitucional del TSJ es que la AN se inhiba de continuar investigando los actos de corrupción, están bien equivocados porque violentan los principios constitucionales y eso no se hace sino por medio de un golpe de Estado. Ahora es responsabilidad del Parlamento mostrarle a los venezolanos los actos de corruptelas cometidos en la República, pues es evidente que cuando se investiguen los casos de PDVSA, BCV, los contratos internacionales, la entrega de divisas y tantos millones de dólares perdidos en la selva administrativa nacional.

 
“El culillo es libre” dice el refranero popular y ese miedo que tienen los funcionarios de gobierno a las interpelaciones en la AN, obligó a los estrategas del Gobierno de Maduro a buscar una cobija que cubra con su manto la ola de corruptelas que socavan al Gobierno Bolivariano.

 

Ese sentir del miedo convertido en terror llegó a los oídos del Presidente Maduro que como buen Pater Familia se atrevió a usar sus escuadrones legislativos para blindar a esos asustadizos personajes que no tienen coraje para enfrentar con argumentos los mecanismos contralores de la República. Pero si se atreven los cuatro “atarantados” magistrados que pusieron su firma para dar validez a ese adefesio jurídico y que se enfrentan a la fuerza superior del pueblo venezolano que le dio la titularidad a los legisladores para que controlen los abusos de poder del funcionariado revolucionario.

Si a los chavistas no le gusta que le hagan contraloría a sus gestiones, pues que no se lo coman, pero están sujetos a censuras por parte de la AN. No quedan dudas que lo más doloroso para el chavismo es que la AN está facultada para revisar las credenciales de nombramientos de los magistrados del TSJ y eso es lo que duele porque esos funcionarios nombrados a dedo no califican por tal responsabilidad,
Eso es lo que hay en una República de Venezuela temblorosa, que perdió el rumbo y que apunta a seguir nombrando entogados que solo sirven de alabarderos del régimen y de contadores de ovejas para servir al “rey desnudo” a quienes arrodillados le cuentan historias, le regalan prorrogas y sueños de terminar un gobierno destruido por las pésimas políticas de un sistema judicial que se murió de mocezuelo hace buen rato.

 

Es lo que hay y solo nos queda ver pasar la barca que nunca atracará porque los tapones harán entrar el agua por los cuatro costados a una embarcación deshecha en abrojos, pues como dijo César Miguel Rondón “La lectura es la derrota de la muerte y aseguró que quien lee no necesita armas en momentos cuando decidimos proclamar el porvenir delas buenas noticias”.

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo