Qué hacer si tu perra tiene un embarazo psicológico

6 de cada 10 perras no esterilizadas tienen embarazos psicológicos. Aprende cómo detectarlo y qué puedes hacer para ayudarle.

¿Qué es el embarazo psicológico?

El embarazo psicológico o pseudogestación se produce por un desajuste hormonal después del celo en las perras, suele después de mes y medio del final del celo, y puede repetirse en el tiempo.
El metabolismo de la perra cambia y actúa como si tuviese un embarazo real. Detrás de este comportamiento pueden esconderse estas causas:
Origen fisiológico. Las hembras que no se han reproducido son más propensas a sufrir embarazos psicológicos. Después del celo, las hembras no embarazadas entran en la fase de diestro, que dura unos dos meses, y en los últimos días de este ciclo el organismo produce la hormona prolactina, responsable del aumento de mamas, producción de leche y conducta maternal. Aunque todas las perras producen esta hormona solo algunas presentan síntomas de pseudoembarazo.
Instinto de supervivencia. El embarazo psicológico no es exclusivo de los perros, también se da en otros animales salvajes que viven en grupos. En las manadas de lobos, cuando la loba dominante tiene cachorros el resto de lobas pueden presentar embarazos psicológicos para ayudar a cuidar y amantar a los lobeznos y garantizar mejor la supervivencia.
embarazo psicológico perras
¿Cómo reconocer el embarazo psicológico?
El desajuste hormonal en la perra suele durar 3 semanas y producir síntomas físicos y/o psicológicos, que después desaparecen por sí solos.
Síntomas físicos: Inflamación de abdomen, hinchazón de mamas y producción de leche. También aumento de peso y flujo vulvar.
Síntomas psicológicos:Tristeza, inquietud, nerviosismo, llantos o quejidos, pérdida de apetito, negación de salir a la calle… Y lo más llamativo es que tratan objetos como si fueran cachorros, por ejemplo, llevándose los peluches, calcetines, etc a su cesto.
¿Hay tratamiento para el embarazo psicológico?
En general, los síntomas del embarazo psicológico suelen ser leves y no necesitar tratamiento. Pero en casos más graves sí es recomendable el tratamiento, por ejemplo, si la perra presenta una excesiva producción de leche, ya que podría causar mastitis o inflamación de la glándula mamaria por obstrucción de los conductos, ya que la perra produce leche pero no hay cachorros para amamantar. Entonces el veterinario puede recetar la administración de antiprolactínicos, medicamentos específicos para disminuir la hormona de la prolactina. Desde el punto de vista psicológico, si la perra presenta trastornos de conducta graves y solo bajo supervisión veterinaria podría recetarse la administración de ansiolíticos durante esta situación.
El mejor tratamiento y la única solución definitiva para evitar embarazos psicológicos es la esterilización de la perra. Además de evitar embarazos y camadas indeseadas, también es una forma de evitar los embarazos psicológicos.
¿Qué puedes hacer tú si tu perra tiene embarazo psicológico?
Si tu perra tiene síntomas leves de embarazo psicológico puedes seguir algunos consejos:
Cariño. ¡Dale una dosis extra de mimos! Durante el embarazo psicológico notarás que está más triste y sensible, ayúdale a pasar este momento con un poco de cariño.
Ejercicio. Para evitar que se obsesione y ayudarle a aliviar el estrés aumenta los paseos y ejercicio diario.
Evitar que forme nido. Para evitar que desarrolle el comportamiento maternal evita que construya un nido retirando de su alcance los objetos que adopta, como juguetes y peluches.
Frenar la producción de leche. Procura que la perra no se lama las mamas, ya que esta autoestimulación también activa la secreción de leche. Además, controla la ingestión de agua ya que también estimula la producción de leche.
embarazo psicológico perras

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo