Román Duque Corredor: “Si no renovamos Copei, el partido puede extinguirse”

La tolda verde se ha ganado un lugar en la historia política del país. Desde las luchas de los pioneros encabezadas por su máximo líder Rafael Caldera hasta estos días, “ha corrido mucha agua debajo de los puentes”.

 

71  años de lucha. Hoy atraviesa por una encrucijada: ¿Validar o no? Una voz autorizada, un “cuarto bate” de las leyes y la política fija posición contundentemente. El Dr. Román Duque Corredor exhorta salir a relegitimar.

 

En una carta pública expuso las razones por las cuales considera una “obligación moral para los copeyanos y socialcristianos participar en el proceso de validación o el partido corre el riesgo de extinguirse”. Por encima de los conflictos internos está la supervivencia de una de las organizaciones políticas más viejas del país, argumenta Duque Corredor. Ahí queda eso

Alexander González.-

El simpatizante de la organización política sostiene que si Copei desaparece, el partido no concurriría a ningún proceso electoral, y no se resolvería el conflicto interno que atraviesan

El dirigente político Román Duque Corredor, en una carta pública expuso las razones por las cuales considera una “obligación moral para los copeyanos y socialcristianos”, participar en el proceso de validación de los partidos políticos convocado por el CNE. “Si no renovamos Copei, el partido corre el riesgo de extinguirse”, dijo.

Para Duque Corredor con este proceso se conservaría a Copei con 71 años de existencia como partido político, sin que ello signifique parcializarse por la actual Dirección Nacional, que a su criterio es de origen judicial que está en contra de la misma que eligieron los militantes.

“Es el partido y no las facciones el que se juega su futuro después de siete décadas de vigencia como expresión del socialcristianismo, como soporte de la libertad y la democracia y de dique ante el totalitarismo, desde su fundación, el 19 de enero de 1946 (…) Por encima del conflicto interno que podemos tener respecto de la intervención judicial, los copeyanos tienen el deber moral de no dejar morir el partido al cual han pertenecido y pertenecen”.

Destino

Alertó que de morir Copei, por la ausencia de sus militantes en el proceso de su renovación, se estaría también sellando la suerte del socialcristianismo en Venezuela, con el riesgo de que alguna otra organización lo asuma como suyo, o de que se lo apropien otros movimientos. “Pienso que eso sería un pecado de lesa ideología”, añade.

Por otro lado, el simpatizante de la tolda verde cree que la renovación de Copei no representa una legitimación de la intervención judicial, que particularmente califica como violación de su autonomía como partido político, sino la actitud de resguardar esta organización partidista. “De perderse el daño será irreparable, porque ni una ni otra Dirección Política podrá presentarse como legítima”.

Acentúa Duque que el renovar a Copei, como partido, sería consecuente con el planteamiento de que sólo sus militantes son quienes tienen legitimidad para resolver su conflicto. “De extinguirse Copei, este no concurriría a las elecciones regionales, o  a ninguna otra, ni tampoco se resolvería dicho conflicto, por lo que los militantes perderían su derecho a elegir sus directivos (…) Desaparecer Copei es negarle a los socialcristianos el derecho a votar por el partido que los representa”.

Exhorta a los simpatizantes de este partido a comprender que el no concurrir a renovar a Copei, sería una forma de “convalidar la actitud antidemocrática del Gobierno de acabar los partidos (…) para establecer un sistema de partido único totalitario”. “Por el contrario, el renovar los partidos es defenderlos como soporte de la democracia y del pluralismo y expresar rechazo a la conducta antidemocrática  del Gobierno”, sentenció.

25 y 26 de marzo

Para los días 25 y 26 de marzo está pautado el proceso de validación correspondiente a Copei. Román Duque Corredor dijo que además de ejercer ese derecho y de cumplir con ese deber, la concurrencia debe ser una muestra de consecuencia con el pensamiento que les dejó Arístides Calvani: “Primero soy cristiano. Después demócrata. Luego demócrata cristiano. A cuyo pensamiento me permito agregar: Siempre socialcristiano copeyano”.

 

 

Gráficas: Edgar Alviso

 

PRENSA/COPEI.

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo