Síntomas de la pulmonía que no puedes ignorar

La salud de nuestros pulmones puede verse afectada con mucha facilidad, sobre todo en aquellas personas con un sistema inmunitario débil, por lo que es necesario mantener los cuidados y prevenciones adecuadas

La pulmonía, también conocida como neumonía, es una enfermedad infecciosa que ataca directamente a los pulmones.

Esta enfermedad suele afectar con mayor regularidad a aquellas personas con un sistema inmunitario deficiente, como ancianos o niños pequeños.

La evolución de la pulmonía puede llegar a causar diferentes problemas en la salud de la persona, por lo que es importante detectarla lo antes posible.

Si deseas conocer las causas y los síntomas de una pulmonía, en este artículo hallarás todas las respuestas. ¡No te lo pierdas!

¿Qué es exactamente la pulmonía?
Los pulmones llevan a cabo uno de los procesos más importantes del cuerpo humano: la respiración, distribuyendo el oxígeno y expulsando el dióxido de carbono que se encuentra dentro de nuestro cuerpo.

La pulmonía es una infección en uno o ambos pulmones.

Esta hace que se llenen de líquido y pus, dificultando notablemente la respiración de la persona y poniendo en peligro la vida debido a:

La disminución del oxígeno.
La acumulación del dióxido de carbono dentro del cuerpo.
Quizá te pueda interesar: 10 señales de que tus pulmones pueden estar fallando

¿Cuáles son las causas de la pulmonía?
Cuáles son las causas de la pulmonía
Usualmente, la pulmonía es causada por microbios, bacterias, virus y hongos, que pueden ser contraídos en una gran variedad de maneras, como:

Bacterias y virus almacenados en la nariz, boca o senos paranasales que se distribuyen hacia los pulmones.
Inhalación de microbios.
Inhalación de alimentos, líquidos o secreciones, entre otros.
Infección por neumococo.
Complicación de gripes.
Infección por hongos.
¿Cuáles son los síntomas de la pulmonía?
Los síntomas de la pulmonía pueden variar según sea el caso y el nivel de afección en la persona. Entre los más conumes encontramos:

1. Los escalofríos
pulmonía escalofrios
Normalmente, aquellas personas afectadas por la pulmonía, presentan escalofríos varias veces por día, y estos pueden durar entre treinta y sesenta minutos.

2. Fiebre y tos
Estos suelen ser los segundos síntomas para los afectados de pulmonía, presentando fiebres constantes de hasta 40 grados centígrados, malestar general y tos.

La tos puede estar acompañada por mucosidad y flema de color marrón-rojizo o amarillo-verdoso, y en algunos casos, moco con sangre.
A su vez, la fiebre y la tos pueden llegar a estar precedidas por una infección en la garganta.
Puede que te interese: Remedios caseros que te pueden ser de gran utilidad para bajar la fiebre

3. Dificultad para respirar
pulmonía dificultad
Esto se debe al poco oxígeno que el cuerpo recibe cuando se sufre de una enfermedad como la pulmonía, haciéndose más notable cuando se realiza alguna actividad que requiera esfuerzo como:

Subir escaleras
Caminar rápidamente
Alzar mucho peso
Además de causar dificultad para respirar también pueden darse respiraciones rápidas y superficiales.

4. Dolor al inspirar
Usualmente las personas que sufren de pulmonía pueden llegar a presentar dolor al inspirar. Este se debe a la inflamación de la pleura, mejor conocido como pleuritis.

5. Adormecimiento y coloración de las extremidades
pulmonía adormecimiento
La falta de oxígeno en el cuerpo puede causar frío, inflamación y adormecimiento en:

Labios
Lengua
Extremidades
Dedos
Nariz
Además, es posible adquirir una coloración azul o violácea en todas estas.

Te recomendamos leer: ¿Sientes frío e inflamación en tus extremidades? Contrólalo con remedios para la circulación

6. El dolor articular
Aquellas personas que sufren de pulmonía pueden llegar a presentar dolores articulares continuos debido al poco oxígeno que recorre el cuerpo.

7. Confusión
Confusión
En algunos casos, la pulmonía se presenta en personas mayores con postración y cambios mentales, como la confusión y la desorientación.

8. Síndrome de la uña blanca
También conocido como leuconiquia, puede presentarse por envenenamiento con químicos, enfermedades cardíacas, pulmonía o hipoalbuminemia.

Además de los mencionados, otros síntomas de la pulmonía incluyen:

Sudoración excesiva y piel pegajosa.
Poca energía y fatiga.
Si presentas varios de estos síntomas, te sugerimos acudir con tu médico de confianza para que te realicen los exámenes necesarios. Así podrás comenzar con el tratamiento adecuado para tu afección.

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo